Tuesday, February 01, 2011

Criticando, siempre criticando

Modern family (****)
de Steven Levitan y Christopher Lloyd

Modern family es la versión familiar de The office. Lo mejor es que no lo niega, no trata de esconder que realmente es una traslación de la oficina a la casa. Y no sólo es por el empleo del falso documental y sus miradas a cámara, es por el tipo de humor que emplea, el del bochorno, el de la vergüenza ajena ante esas situaciones extremas.

Al principio choca esa sensación, pero luego la serie va imponiendo su propio estilo en esa familia de familias, de tres familias: la pareja homosexual con una niña recién adoptada, la hermana de uno de ellos felizmente casada con el Michael Scott de la serie y, por último, el padre casado con una mujer colombiana más joven que él y con un niño intelectualmente inquieto.

Parte de esa variedad supuestamente a contracorriente para luego convertirse en una sitcom más, con su parte de moralina, que no podía faltar, pero con la suficiente mala leche como para destacar, con una comicidad asegurada a base de situaciones bochornosas.

1 comment:

La pequeña Meg said...

Muchas personas me han hablado muy bien de esta serie, a ver si me pongo a verla!!