Monday, February 26, 2007

Criticando, siempre criticando

La vida de los otros (****)
de Florian Henckel-Donnersmarck

Oscar a la mejor película en habla no inglesa, La vida de los otros es una película puramente europea, puramente alemana, compacta, ruda, áspera, asfixiante, monocromática. Toda una época la recrea no sólo en argumentos y diálogos, sino en la propia factura visual, en los movimientos y en la tristeza con la que impregna a la película.

La vida de los otros es sobresaliente en su narración, sorprendentemente bien contada por un guionista y director debutante, no hay resquicios en el que espectador pueda perderse, donde se pierda el interés o lleguemos a desesperar a pesar de su duración.


Las interpretaciones son magníficas, pero sobresale especialmente Ulrich Mühe, que parece salirse de la pantalla y hacerse de carne y hueso. Sus miradas, sus cambios internos, sus deseos y frustraciones se plasman en una interpretación memorable.

La vida de los otros, o sonata de un hombre bueno, esconde tras de sí muchos de los sentimientos que mueven el mundo, y muchas de las bondades con las que se enfrenta.

4 comments:

Alegria De La Huerta said...

Estoy tras ella hace un tiempo ... a ver si con esto dura más en cartelera y la puedo pillar.

Lo said...

Esta peli no la he visto pero dudo que la vea en el cine... la buscaré por otros medios ejem

veo que has acertado casi toda la quiniela! eso significa que de verdad eres un nostradamus del cine o que cada año los premios estos están más prefabricados ¬¬

yo me he llevado una gran decepción con muchos premios y creo que sólo acerté el mejor vestuario, los mejores efectos visuales y la mejor peli de animación

como diría allen, si la vida fuera así ya tendríamos unos milloncejos acumulados en el bolsillo para ir al fib :D

besotes pequeño!!

virginia said...

He pensado que nunca te recomiendo pelis, pues ahí va una: "el lado oscuro del corazón"
besos
buen fin de

Alegria De La Huerta said...

La vi ayer noche, si no fuera por los dos desgraciados de mi derecha que no pararon de hablar, hubiera sido más placentera.

Me gustó mucho, y aunque no vi la de Almodovar, me alegro que le diesen el Óscar.

Al principio tengo que reconocer que me perdi un poquillo, pero bueno después ya me reenganché. La escena en que el protagonista cambia su actuación (timbre) está un poco cogida por los pelos, pero bueno. La música crea una buena atmosfera. Me gustó especialmente que la peli no acabase en el momento que una peli normaycorriente hubiera acabado... la continuación fue ideal y bueno, Dreyman podría haber actuado de otra manera pero entonces sería quizás demasiado previsible y final feliz.